El Consultorio Auxiliar de Sollana, de titularidad municipal, ha inaugurado este 31 de julio su reforma integral, realizada a cargo del Plan de Inversión Arquitectónica en Consultorios (PIAC) de la Conselleria de Sanidad y que ha supuesto una inversión de 100.000 euros.

En el acto de inauguración han estado presentes el alcalde del municipio, Vicente Codoñer, acompañado de la concejala de Sanidad, Laura Fortea, así como la gerente del Departamento de Salud de la Ribera, Dra. Liliana Fuster, y los directores de Enfermería del Hospital de Alzira y de Atención Primaria, Xavier Teodoro y Carlos Herrero, respectivamente.

Además de la inversión de 100.000 euros realizada dentro del plan de ayuda PIAC de la Conselleria de Sanidad, el Departamento de Salud de la Ribera ha invertido en este Consultorio Auxiliar otros 10.000 euros, que han ido destinados a dotarlo de señalización, mobiliario y equipamiento. Asimismo, la Ribera ha reforzado la atención de Enfermería de este centro, dotándolo de una enfermera más.

Según ha destacado la Dra. Liliana Fuster, “las actuaciones realizadas en este Consultorio Auxiliar persiguen humanizar y dignificar los espacios y servicios con el fin de mejorar la atención sanitaria que se presta a la población, al tiempo que se potencia la importancia de la Atención Primaria en la Ribera”.

En este sentido, cabe destacar que el modelo de Atención Primaria que desarrolla la Conselleria de Sanidad pretende acercar los servicios de salud a la población y mejorar la atención que se presta desde este nivel asistencial.

En este sentido, cabe destacar que el Consultorio Auxiliar de Sollana da cobertura a más de 4.600 habitantes del municipio, de los que más de 600 se encuentran en edad pediátrica.

Para llevar a cabo las obras de reforma del Consultorio Auxiliar, el Departamento de Salud y el Ayuntamiento de Sollana han trabajado de forma conjunta y coordinada. Así, el Ayuntamiento ha adecuado el Hogar del Jubilado del municipio para trasladar allí los recursos humanos, el mobiliario, el material y los equipos informáticos que han permitido mantener la atención sanitaria en el municipio durante la duración de las obras de acondicionamiento y mejora. Ello ha supuesto una inversión municipal de más de 23.000 euros.